lunes, 1 de enero de 2018

A mis 54, me hice el loco y pasé de largo. A mis 55, pongo el freno de mano y cambio de rumbo

Cuando quedan menos de 26 minutos para que este 2017 se esfume, vuelvo a esta ventana para anunciar un punto y aparte en mi tarea de editor. Con estas últimas horas pongo fin a 26 años en Baile del Sol como editor dedicado en exclusiva a esa tarea. La salud y la familia han marcado este año que acaba y es hora de que enfoque mi tiempo hacia ellas. Dar un giro, una vuelta carnera, y mirar otros horizontes y otra forma de vida. Ha sido un tiempo de disfrute, de alegría, de éxitos, de aprendizaje pero también de frustraciones, peleas vanas y la sensación de estar siempre a las puertas de poder lanzar a la editorial hacia adelante, para que caminase sin muletas. Pero no ha podido ser. En ese 2018 que asoma la patita por la puerta entreabierta continuaré con los compromisos adquiridos y contratos firmados y hasta que no estén todos los títulos en la calle, no me bajaré del burro.
Baile del Sol seguirá adelante con el inmenso catálogo que nos han aportado estos años de incansable trabajo, intentando explorar otros canales de venta y distribución para llegar y fortalecer los incipientes contactos que hemos logrado al otro lado del Atlántico en estos últimos tiempos.

Quiero nombrar a todos los que me han acompañado en esta aventura editorial formando parte de ella en algún momento, y quiero hacerlo por orden de llegada, pero antes de ello mi agradecimiento a los componentes del colectivo La Calle de la Costa (Ernesto Suárez, Daniel Bellón y Carlos Bruno), colectivo del que me desgajé ya en 1992, de quiénes aprendí los principios básicos de un editor, lo de kamikaze ya lo traía puesto.

Mi gratitud a: Eva Gómez, Carmen Expósito, Ángela Ramos, Francisco Croissier, Lorenzo Croissier, Orlando Negrín, Orlando Cova, Ángeles Alonso, Nieves Morera, Conchy Franchy, Carlos "Pana", Noemí Márquez, María José de Acuña, Ángeles Izquierdo, Nuria, Idir Expósito e Inma Luna.
Pero por supuesto, también a los autores, traductores, diseñadores, directores de colección, correctores, comité de lectura... y por último, a los lectores, esos miles de seres mayoritariamente anónimos que han ayudado a mantener vivo este sueño.

Nos vemos. AR TIMILILIT




3 comentarios:

  1. Mi querido editor, no sé si estoy triste o contenta. Conociéndote sé que no vas a aburrirte y que "inventarás" algo que te haga feliz, que nos haga felices. Gracias por confiar en tus autorxs más que nosotrxs mismxs. Gracias por tu amistad y por tu Amor a los libros.

    ResponderEliminar
  2. gracias a todos ustedes que me han hecho realizar mis sueños. seguro que algo haremos más adelante, cuando recupere el resuello.

    ResponderEliminar